¿Cómo desea contactar con nosotros?

Noticias

Municipalidad de San Borja y Ejército del Perú trabajan juntos en la protección del medio ambiente

Alcalde Alberto Tejada y Comandante General Jorge Céliz encabezaron ceremonia de entrega de la primera producción de la planta de compostaje ubicada en el Cuartel General del Ejército.

La Municipalidad de San Borja y el Ejército del Perú obtuvieron una primera producción de 11 toneladas del compost elaborado en una planta acondicionada en el Cuartel General del Ejército, como consecuencia del acuerdo de cooperación suscrito en marzo pasado. Se trata de un modelo de reutilización de la maleza generada por el mantenimiento de parques y jardines, que se convierte en abono orgánico para más áreas verdes en el distrito.

Gracias a ello, se evita que -al mes- más de 500 toneladas de estos residuos sean destinados a un relleno sanitario, lo cual genera un ahorro económico para la comuna de aproximadamente 1 millón 500 mil soles anuales, al evitarse el gasto por el servicio de recojo y tratamiento de maleza y por la compra de compost. Parte de lo obtenido fue obsequiado a los miembros de las Juntas Vecinales y a oficiales del Ejército.

“Este es el resultado de meses de trabajo y de la unión entre nuestra fuerza armada y la sociedad civil. Nos satisface mostrar la consecuencia de un proyecto de sostenibilidad, que genera un impacto muy importante en la economía y en la preservación del medio ambiente”, comentó el Alcalde Alberto Tejada.

Por su parte, el Comandante General del Ejército, Jorge Céliz Kuong señaló: “Con esta alianza estratégica, el Ejército aporta al desarrollo de nuestra sociedad, cumpliendo nuestro compromiso institucional. Confiamos en que este sea un ejemplo que se replicará en todo el país”.

Beneficio ambiental

Con la planta de compostaje en funcionamiento, la Municipalidad de San Borja y el Ejército aplican un modelo de economía circular, logrando nuevas materias primas a través de una cadena ecológica, económica y sostenible basada en recursos propios. Se le denomina circular porque los elementos obtenidos retornan al mismo proceso, en este caso el del mantenimiento de las áreas verdes del distrito.

Dicha planta funciona en un área aproximada de 8,000 metros cuadrados, en donde se recibe diariamente la maleza generada por el mantenimiento de parques y jardines en todo el distrito. Estos residuos se convierten en compost luego de seis meses de trabajo, que dan como resultado un abono con alto porcentajes de carbono, nitrógeno y microelementos necesarios para el buen desarrollo de las plantas.